You are here
Home > Teatro de provincia > La nueva generación del teatro de provincia. Siguiendo las huellas de la dramaturgia de autor y el teatro regional piurano

La nueva generación del teatro de provincia. Siguiendo las huellas de la dramaturgia de autor y el teatro regional piurano

Abstract

Piura is a city located in the north of Peru. Art in Piura has manifested itself in various forms throughout the centuries, especially related to music and dance. However, artistic and theatrical manifestations from the Tallan culture have made their way despite the lack of diffusion and centralism. This article aims to discover Piura authors and theatre groups that have formed what we now know as regional theatre, introducing us to the experience of the Colectivo Teatral Parada Alterna and their work in the theatre of social author.

Resumen

Piura es una ciudad ubicada al norte del Perú. El arte en Piura se ha manifestado de diversas formas a lo largo de los siglos, especialmente relacionado a la música y la danza. Sin embargo, desde la cultura Tallan las manifestaciones artísticas corporales y teatrales se han abierto paso a pesar de la poca difusión y el centralismo. Este artículo pretende re – descubrir a autores y grupos teatrales piuranos que han formado lo que conocemos ahora como teatro regional e introducirnos en la experiencia del Colectivo Teatral Parada Alterna y su trabajo en el teatro de autor o dramaturgia de autor social


El teatro en todas sus formas y variantes ha crecido exponencialmente en el Perú a lo largo de los años. Cada día se produce más teatro y del bueno, no solo en los espacios tradicionales sino también en los alternativos, desde festivales comunitarios hasta pequeñas casas y centros culturales ubicados no solo en la capital sino también en otras ciudades. La necesidad imperiosa de los artistas por producir los ha llevado a retarse a ellos mismos y a sus propias fuerzas construyendo (en algunos casos de la nada) espacios autofinanciados en los que se puedan sentir libres de producir a sus anchas. Nos encontramos frente a una nueva generación de actores, directores y autores teatrales que se cansaron de esperar el financiamiento del estado y decidieron hacer frente a nuevos retos con pocos recursos. Pero ¿Por qué este movimiento de creadores surge desde las provincias? En primer lugar cabría entonces, a modo de aclaración, determinar etimológicamente el significado de la palabra provincia. Según el DRAE, provincia deriva de los vocablos latinos Pro (por) y Vincia (Victoria) y “Designaba en la antigua Roma al territorio conquistado fuera de Italia, sujeto a las leyes romanas y administrado por un gobernador.”[1] Es decir, la provincia en términos políticos y económicos es un territorio anexado y sujeto a las leyes de un país, es así que durante siglos las provincias se han visto reducidas a las voluntades de las capitales a nivel mundial. ¿Pero, deseamos que en el arte ocurra lo mismo? ¿Las provincias deben seguir sujetas a la voluntad de la capital esperando que la formación, novedades técnicas e incluso espectáculos de gran envergadura lleguen a ellas? ¿A caso son incapaces de una producción propia?

En el Perú existen actualmente cuatro escuelas superiores de arte dramático con rango universitario ubicadas en Lima, Trujillo, Arequipa y Tacna (esta última con procesos de admisión postergados). El resto de provincias no cuenta con una institución pública que imparta educación en materias teatrales, razón por la cual los artistas que desean dedicarse al teatro tienen que encontrar otras alternativas de formación tales como talleres, festivales y clases maestras, entre otras. La búsqueda de la profesionalización es una constante entre los artistas de las provincias peruanas, sobre todo en aquellos que han descubierto que el teatro es mucho más que un pasatiempo y han decidido convertirlo en una forma de vida. Sin embargo, la rentabilidad de los espectáculos teatrales a nivel nacional no refleja el entusiasmo de los creadores. En términos económicos son muy pocos los espectáculos teatrales que llegan a ser rentables y esto muchas veces se debe a que los artistas no cuentan con una instrucción en materia de gestión cultural y son ellos los que tienen que costear íntegramente, y en algunos casos a perdida, el valor de sus espectáculos. A veces y sin querer se repite la famosa frase que pronunciara Abraham Valdelomar: “El Perú es Lima”[2] debido a la alta concentración de funciones y de una industria teatral emergente en la capital. Pero hace mucho tiempo que sabemos que el Perú no es Lima y que los espectáculos de buena calidad también se producen en provincia, aunque en unas más que en otras. Por ejemplo, en Huancayo se encuentra ell célebre grupo Barricada dirigido por Eduardo Valentín el cual lleva 40 años de trabajo ininterrumpido.

Un punto aparte lo ocupa la dramaturgia cuyo enfoque trataremos de seguir en el presente artículo. Son pocos los autores de provincias que han optado por el género dramático y han logrado publicar en sus ciudades. Sin embargo, el reto no solo está en la publicación del material sino también en la puesta en escena ya que es allí donde el texto cobra vida. Furtado Cleise ha señalado que:

La dramaturgia como oficio poético de producir imágenes de acciones humanas a través de los sentidos para nuestra aventura histórica, confunde su origen con las más antiguas expresiones artísticas asociadas a la música, la danza y el trabajo de los actores, las que engendraron las primeras formas de teatro occidental durante casi tres milenios alimentando la imaginación del público y encerrando los deseos y necesidades de cada época. Drama y teatro pasaron a ser usados como sinónimos [3]

De la definición anterior podemos extraer el poder de la dramaturgia para crear imágenes mentales en el espectador con un origen tan remoto como la danza y la música, es decir, la dramaturgia parte del actor o ejecutante, su cuerpo y forma de interpretar el medio que lo rodea.

Otra definición que vale la pena citar es la otorgada por el crítico argentino Jorge Dubatti:

Hoy sostenemos que un texto dramático no es sólo aquella pieza teatral que posee autonomía literaria y fue compuesta por un “autor” sino todo texto dotado de virtualidad escénica o que, en un proceso de escenificación, ha sido atravesado por las matrices constitutivas de la teatralidad (considerando esta última como resultado de la imbricación de tres acontecimientos: el convivial, el lingüístico-poético y el expectatorial. Este fenómeno de multiplicación del concepto de escritura teatral permite reconocer diferentes tipos de dramaturgias y textos dramáticos: entre otras distinciones, la de dramaturgia de autor, de director, de actor y de grupo, con sus respectivas combinaciones y formas híbridas.[4]

De esta definición podemos afirmar que existen distintos tipos de dramaturgia: la que parte de la convivencia actoral, del director y del autor dramático.

De ambos autores podemos extraer como definición que la dramaturgia es el arte de crear imágenes en el espectador. Puede encontrar su origen en el actor, su cuerpo y la relación con el medio, por tal motivo, nace y es social. También puede surgir en la convivencia actoral a la que conocemos como trabajo colectivo o puede partir de un texto escrito previamente. Sobre la dramaturgia de autor el mismo Dubbati señala que es: “La producida por escritores de teatro, es decir, dramaturgos propiamente dichos en la antigua acepción restrictiva del término: autores que crean sus textos antes e independientemente de la labor de dirección o actuación.”[5] Sin embargo, con el paso del tiempo esta acepción ha generado nuevos visos de modernidad.

Los dramaturgos de antes no son los mismos que los de ahora, y eso se debe a los cambios que ha afrontado el país durante décadas, desde las más duras épocas de la guerra interna que muchas veces no se atrevían a contar, hasta la creciente modernidad. Tenemos más soportes informáticos es cierto, pero el reto es mayor ya que muchas veces no aprovechamos nuestra perspicacia pero sobretodo nuestra observación, de la que sí hacían uso los grandes autores dramáticos como Manuel Asencio Segura y Leónidas Yerovi, entre otros. Para muchos las creaciones de estos dos dramaturgos pueden parecer de otra época pero aún trascienden en el tiempo y sus obras son representadas continuamente en los teatros gracias a sus oportunas críticas a la sociedad de su tiempo que no distan mucho de la realidad actual. Como comentaba Ricardo Palma respecto a Manuel Ascencio Segura: “Lo que estos críticos olvidan es que cuando se pinta al pueblo debe pintársele tal cual es. Si existe algo en las comedias de nuestro compatriota que ofenda a quisquillosos lectores, culpa será del original, no del retrato”. [6] Palma recalca nuevamente la labor del teatro por contar, y muchas veces denunciar a la sociedad. Los nuevos dramaturgos, muchos de ellos conocidos gracias a los concursos de dramaturgia, han demostrado que el Perú no puede esconder sus heridas y han encontrado en el teatro una forma eficaz de mostrarlas a través del arte. Sin embargo, como se disertaba al inicio de este artículo, el Perú no es Lima y las ciudades también tienen una historia, muchas historias, que contar. No sólo a través de las obras costumbristas que han sido el génesis de este “teatro de provincias” (por llamarlo de alguna manera) sino aquellas que nacen desde la propia cultura y hablan de los orígenes y también del dolor y de la historia. El teatro peruano y su dramaturgia cobran importancia cada día y las ciudades no son ajenas a este crecimiento. En tal sentido abordaremos el caso particular de la ciudad de Piura y su teatro para entender este nuevo auge.

Piura es una ciudad norteña ubicada a 1000 km de distancia de Lima. Fue fundada en 1532 con el nombre de San Miguel de Piura por Francisco Pizarro, convirtiéndose en la primera ciudad española en América del Sur. Cuenta con aproximadamente 510 mil habitantes y es conocida como la “Ciudad del eterno calor” debido a su clima tropical. En cuanto a sus manifestaciones artísticas, Piura, al igual que muchas ciudades peruanas, ha recibido importante influencia de la mixtura de culturas que habitaron su territorio. Desde la africana, asentada en la zona de Morropon y Yapatera, la Tallán en la zona del Bajo Piura, entre otras. Gracias a estas influencias nacen como principales productos culturales el tondero[7] y la cumanana[8] muy difundidos en toda la región. Es una ciudad con fuertes tradiciones religiosas que marcan muchas veces el calendario popular.

También Piura es altamente conocida por su turismo especialmente hacia su circuito de playas, y su interesante gastronomía a base principalmente de productos marinos. Todas estas características particulares han dotado su arte de un estilo picaresco y jocoso con el que se suele identificar también su teatro. Al igual que su cultura, el teatro piurano ha recibido múltiples influencias aunque su crecimiento ha sido muy lento e incluso se ha llegado a decir que no existe teatro piurano como tal debido a que los intentos por construirlo han sido algunas veces aislados y poco constantes. Sin embargo, antes de dar por aceptada esta afirmación haremos un repaso por su historia. Las primeras manifestaciones teatrales en Piura podrían tener su origen en las festividades religiosas. Muchas de las comunidades del Bajo y Alto Piura, aún celebran estas fechas con representaciones de hechos bíblicos o costumbristas. Un ejemplo de ello son la Bajada de Reyes, el Carnaval de Bernal y la Semana Santa en Catacaos. Las representaciones usaban como escenario las calles y plazas y los actores eran los mismos pobladores quienes muchas veces pasaban la tradición de padres a hijos. Los vestuarios son confeccionados con materiales de la zona y guardan similitud con las imágenes religiosas que representan. Personajes como el Ño Carnavalón[9], Ña Catita (viuda del Ño Carnavalón), los ángeles, los demonios y los Reyes Magos, entre otros, han nacido como parte de la tradición popular.

Los primeros grupos de teatro que se formaron en Piura tuvieron como origen dos vertientes: la del teatro clásico y la del teatro popular. Ambos iniciaron su actividad artística en los años 70 con una marcada diferencia, los espacios que utilizaban. Los que pertenecían a la corriente del teatro clásico utilizaban los espacios convencionales, es decir el Teatro Municipal, el Manuel Vegas Castillo y el Variedades que por entonces dejaron de funcionar sólo como cines y retomaron su fin original. Fue precisamente en el teatro Variedades en el que Mario Vargas Llosas estrenó su primera obra de teatro titulada La huida del Inca con alumnos del colegio San Miguel. A esta primera corriente también pertenecían los grupos universitarios, tanto de la Universidad Nacional de Piura (UNP) como de la Universidad de Piura (UDEP) este último dirigido por el profesor Adolfo Venegas quien señaló en una ocasión que:

Yo llegué a Piura en el año 1978 después de un periodo en Europa y después haber trabajado en el TUC en Lima y las primeras obras que monté con los alumnos fueron cuentos infantiles. A la par del trabajo que realizábamos había un teatro popular infantil que lo representaba un actor de nombre “Kulluskin” que era de Catacaos y usaba como escenario plazas y cines. Las obras con mis alumnos tenían como principal fase el trabajo de mesa, quería que conocieran bien el texto y lo que decían. De esta experiencia presentamos obras como: La de cuatro mil, El médico a palos y Prohibido suicidarse en primavera en un periodo que va hasta el año 1996. [10]

El profesor Venegas explica que el teatro en Piura conoce de técnicas teatrales gracias a los profesores universitarios y a los actores que venían de otras ciudades como Lima.

Así mismo, los artistas que pertenecían a la corriente de teatro popular utilizaron como centro de difusión la famosa Plazuela Ignacio Merino en el centro de la ciudad, que sirvió desde aquella época para la permanente concentración de artistas de diferentes ámbitos. Esta corriente de teatro popular estaba encabezada por el entonces profesor Enrique Quirós Vásquez y su grupo El miniteatro denominado así porque practicaban un tipo de espectáculo de corte cómico y sencillo (entremeses) que era representado en la misma plazuela o en el Colegio Nacional 21. De esta experiencia, Enrique Quirós publica su selección de obras teatrales propias titulada Enrique Quirós y su mini teatro de la que se desprenden comedias como: Se necesita muchacha y Así debe robarse, entre otras. Con Quirós se inicia lo que podemos denominar como Dramaturgia piurana ya que es el primero en representar y publicar obras de teatro en la ciudad. Luego le seguiría su esposa quien también es poeta costumbrista, Elvira Castro de Quiroz. Ella publica piezas como: Ea la muchacha y El santo de la Nativa, entre otras. [11]

En los años 70 y 80, antes de la llegada del fenómeno “El niño” [12] de 1983, los piuranos tenían la tradición de recibir la corriente del Río Piura en los meses de verano cuando aumentaba su caudal. En las zonas aledañas y los malecones tanto de Piura como de Castilla se organizaban retretas en las que se presentaban diversos artistas con sus números, incluidos actores y pequeñas obras de teatro. Estas retretas sirvieron en aquellos años para los actores como la mejor forma de mostrar su arte y sus creaciones colectivas, esto también se debía al aumento del terrorismo y a la imposibilidad de usar los teatros y espacios convencionales. Explica José Pérez Díaz que:

Los actores entrenaban mucho y debían practicar y perfeccionar su técnica debido a que las funciones eran en plazas y calles, no tenían micrófonos y el contacto con el público era directo. Las clases las recibían de actores que venían de Lima, incluso grupos como Yuyachkani, llegaron en esas épocas a trabajar con los artistas. [13]

El director y docente teatral José Luis Pérez Díaz comenta además que durante los años 80 también se realizó una actividad teatral importante en el colegio Don Bosco, pero es en los 90 que el teatro en Piura se reinventa. Los entonces egresados de las universidades o talleres de teatro llegan a la ciudad para plasmar las técnicas aprendidas en nuevas puestas en escena que tuvieron como centro principalmente el remodelado teatro Manuel Vegas Castillo y el Teatro Municipal. Entre las principales figuras de esta época se encuentran Jorge Pinedo, director del Teatro de la Universidad de Piura, quien presentó obras como Los títeres de Cahiporra y Sueño de una noche de verano, entre otras, no solo en Piura sino a nivel nacional. Mención importante merece su adaptación de El Médico a Palos en la cual añadió el costumbrismo peruano y piuranismos. En esta época también destaca la actriz Jessenia Lazo, egresada del TUC y quien junto con Arturo Escalante, egresado de la Escuela de Arte Dramático de Trujillo, realizan una adaptación del clásico Romeo y Julieta en el teatro Manuel Vegas Castillo.

La década del 2000 vino acompañada del surgimiento de nuevos grupos teatrales. La docente y directora teatral Hortencia “Tenchy” Riofrío, hija de la gestora cultural Pina Riofrío, funda el Club de Teatro Estrella y realiza después de algunos años en temporada la obra La bella y el príncipe encantado, adaptación del clásico de Disney La bella y la bestia. Esta obra es importante porque logra combinar el trabajo de actores nóveles con actores experimentados. En esta década también surge el primer elenco del Teatro Municipal denominado Las aves bajo la dirección de Juan Francisco Rivas. Después de la disolución del elenco municipal nacen nuevos grupos teatrales dirigidos por ex integrantes de Las aves entre los que destacan Teatrofia, dirigido por José Luis Pérez, Versátil, dirigido por Juan Francisco Rivas y San Miguel de Piura, bajo la dirección de Patricia Jaimes. Así mismo, a partir de estos elencos creció la oferta de grupos de teatro gracias a los anteriores y a talleres dictados por el entonces Instituto Nacional de Cultura (Ministerio de Cultura) entre los que destacan: RH+, Bunka Perú, Plauto y Cuchauras, Primera Escena, Arte y vida, Palteatropaz, PequeClow. Algunos de estos elencos dejaron su actividad teatral, pero otros todavía continúan trabajando.

Paralelamente, el director de teatro y egresado de la escuela de arte dramático de Trujillo, Julio Cevallos, funda el grupo de teatro infantil Pequeña Compañía que es hasta la fecha la compañía teatral de mayor antigüedad en Piura, seguido del grupo Cuarta pared fundado en el año 2007 bajo la dirección de Robert Masías, quien trabaja adaptaciones y obras propias, entre las que destaca: Así nació este tondero, que trata sobre Guillermo Riofrío, autor del tondero La Perla del Chira. Es también en el año 2007 en que debido al creciente auge de estos nuevos grupos de teatro se funda la Asociación de Teatristas de Piura con el fin de lograr la visibilidad del arte dramático regional frente a las autoridades municipales y para gestionar recursos y espacios. Actualmente esta asociación cuenta con 6 grupos inscritos y 3 artistas independientes presididos por el director teatral Arturo Cabellos.

Posterior a este periodo, nacen otros grupos teatrales como Kataplún, dirigido por Rafael Sime, quienes son los primeros en contar con un espacio propio y autofinanciado para montar sus espectáculos teatrales. Es con ellos con quienes llega a la ciudad el concepto de “Casas culturales”.

En este breve recuento podemos afirmar entonces que el teatro en Piura ha pasado por varios periodos con mayor y menor auge, pero existe y aunque frecuentemente los artistas son autodidactas, se han alimentado de las técnicas teatrales que se desarrollan a nivel nacional. En cuanto a la dramaturgia, aunque la producción no es amplia las historias son sólidas e interesantes, en su mayoría comedias pero aún falta mucho por descubrir para los autores piuranos en el género dramático no por falta de ideas sino por falta de financiamiento.

Quisiera entonces hacer mención al trabajo que venimos realizando hace casi dos años en el Colectivo Teatral Parada Alterna como una forma de redescubrir la dramaturgia piurana. El Colectivo Parada Alterna nace con dos fines primordiales: el primero es fomentar la dramaturgia de autor piurana y peruana, y el segundo es hacer teatro constante y de calidad en la ciudad de Piura. A través del primer objetivo se restringe la puesta en escena solo para obras propias, colectivas y de autores piuranos y peruanos que no puedan poner sus textos en escena en otros espacios por falta de presupuesto o de un director. La temática de las obras es libre y el autor puede participar durante todo el proceso de preparación. No es necesario que el autor de las obras sea un dramaturgo o escritor, buscamos que cada pieza sea única y refleje de distintas maneras la realidad de su ciudad y de la región.

Con relación al segundo fin, Parada Alterna cuenta actualmente con 10 integrantes, entre actores nóveles y experimentados, muchos de ellos con más de 10 años en el ambiente artístico regional. La preparación es constante y cada obra constituye en sí misma un reto. Actualmente el grupo ha estrenado 7 obras entre ellas se encuentran: Cuando tengas que partir, que narra la historia de una anciana con demencia senil y su encuentro con el pasado, pero también sirve de pretexto para recordar dos eventos importantes en el norte del Perú. La guerra de 1941 con el Ecuador y la promulgación de la Ley de la Reforma Agraria durante el gobierno de Juan Velazco Alvarado. Ambos eventos hicieron ver no sólo la algarabía de los piuranos sino también su lado combativo y añorante. La segunda obra es La triste e increíble historia de un político honrado, un entremés cómico que se convierte también en una sátira a la política peruana. La tercera obra titulada Soñadora se convierte en un intento por mostrar la situación de la mujer en una sociedad altamente conservadora como la piurana. Donde mueren los elefantes se preocupa de los marginados de una sociedad indiferente como la peruana. Esta temática también la ocupa el unipersonal Forastera. Así mismo, se busca el alejamiento de los temas costumbristas con los que se identifica siempre al teatro de provincias, producto de este alejamiento está la recientemente estrenada Mariposas de Cristal, que cuenta la historia de un grupo de actores durante la Alemania Nazi. Todas estas obras son de mi autoría y han permanecido en cartelera durante aproximadamente dos años, ofreciendo a los piuranos una alternativa teatral en un espacio no convencional, con la consigna de entrada libre salida voluntaria. Es decir, el público valora el espectáculo y otorga la cantidad que estima como valor de su entrada o paga lo que su presupuesto le permita dando así cabida para que personas de bajos recursos económicos puedan disfrutar del teatro también. Es importante mencionar que es la primera vez que se aplica este sistema en Piura, sin embargo, el grupo Espacio Libre de Lima lleva 17 años con este sistema y es gracias a su voluntad por dar espacio y apertura a grupos de provincia que nuestro colectivo ha aprendido algunas de las importantes técnicas que aplicamos actualmente.

Pero no podemos hablar del Colectivo Teatral Parada Alterna sin hacer referencia al proyecto Casa Activa. Este proyecto se da gracias a la iniciativa de un grupo de jóvenes voluntarios activistas piuranos encabezados por Edgar del Solar, quienes deciden crear un espacio cultural y social que permita la integración de diversos colectivos a nivel regional. Casa Activa es un espacio autofinanciado que alberga agrupaciones de danza, animalistas, poetas, feminismos y lucha por los derechos de la mujer, desarrollo social, entre otros. Parada Alterna se suma al proyecto de Casa Activa en el 2016 debido a nuestros objetivos comunes por desarrollar la cultura y generar un cambio en la sociedad. Así mismo, esta alianza nace ante la necesidad de contar con un espacio para ensayos y presentaciones en vista de que los dos teatros regionales Manuel Vegas Castillo y el Municipal se encuentran actualmente con observaciones de Defensa Civil y su uso está restringido. El único auditorio disponible es el de la Universidad Nacional de Piura cuyos elevados costos de alquiler no pueden ser asumidos por los grupos. Desde entonces, hemos trabajado juntos para lograr que Casa Activa siga adelante y sirva de plataforma para nuevos grupos de teatro, colectivos culturales y sociales.

El teatro en Piura existe, eso no lo podemos negar. Se reinventa a partir de nuevas experiencias y aprendizajes, se abre camino a pesar de las dificultades y ha encontrado en los espacios alternativos una manera eficaz de vivir y avanzar en su propio descubrimiento. El camino es aún largo pero estamos seguros que el sendero es el correcto.

Bibliografía

Diccionario de la Real Academia Española. Madrid: Real Academia de la Lengua Española, 2014.

Dubbati, Jorge. “Dramaturgias nueva tipología del texto dramático” Saquen una pluma dramaturgia rodante, https://saquenunapluma.wordpress.com/2011/09/05/dramaturgias-y-nuevas- tipologias-del-texto-dramatico-por-jorge-dubatti/ (acceso, febrero 10, 2017).

Furtado, Cleise. Dramaturgia, ainda: Reconfigurações e rasuras. Salvador BA: EDUFBA, 2011.

Granda, Katiuska. Cuando tengas que partir. Manuscrito inédito, 2014. Estreno en Ica en 2015.

___. La triste e increíble historia de un político honrado. Manuscrito inédito, 2014. Estreno en Piura en 2016.

___. Soñadora. Manuscrito inédito, 2016. Estreno en Piura en 2016.

___. Donde mueren los elefantes. Manuscrito inédito, 2017. Estreno en Piura en 2017.

___. Forastera. Manuscrito inédito, 2017. Estreno en Piura en 2018.

___. Mariposas de cristal. Manuscrito inédito, 2018. Estreno en Piura 2018.

Sánchez, Luis AlbertoLa literatura peruana. Derrotero para una historia cultural del Perú, tomo III. Cuarta edición y definitiva. Lima, P. L. Villanueva Editor, 1975.

Perez Díaz, José. Entrevista personal. 10 de marzo del 2017.

Venegas, Adolfo. “Entrevista personal”. 19 de marzo de 2017.

Notas

  1. Diccionario de la Real Academia Española. Madrid: Real Academia de la Lengua Española, 2014.
  2. Cita atribuida al escritor peruano Abraham Valdelomar en su retorno a Lima entre 1916- 1920.
  3. Cleise Furtado. Dramaturgia, ainda: Reconfigurações e rasuras (Salvador BA: EDUFBA, 2011), 45 (La traducción es mía).
  4. Jorge Dubbati. “Dramaturgias y nueva tipología del texto dramático” Saquen una pluma dramaturgia rodante”. https://saquenunapluma.wordpress.com/2011/09/05/dramaturgias-y-nuevas-tipologias-del-texto-dramatico-por-jorge-dubatti/ (acceso, febrero 10, 2017).
  5. . Dubbati, Jorge. “Dramaturgias y nueva tipología del texto dramático” Saquen una pluma dramaturgia rodante, https://saquenunapluma.wordpress.com/2011/09/05/dramaturgias-y-nuevas-tipologias-del-texto-dramatico-por-jorge-dubatti/ (acceso, febrero 10, 2017).
  6. Luis Alberto Sánchez. La literatura peruana. Derrotero para una historia cultural del Perú, tomo III. Cuarta edición y definitiva. (Lima, P. L. Villanueva Editor, 1975), 70.
  7. Tondero: Baile popular típico de la costa peruana, muy movido y vivaz, que se baila en parejas sueltas y cuya música se ejecuta con guitarra y cajón. Tiene su origen, según cuentan, en el movimiento del gallo de pelea y en las fiestas de los esclavos en las haciendas.
  8. Cumanana: Música y canción popular elegíaca que suele entonarse al son de arpas o guitarras de modo improvisado y está compuesta en cuartetas o décimas.
  9. En Bernal distrito del Bajo Piura, todos los años en febrero se celebra el Carnaval que es una fastuosa fiesta de jolgorio y alegría, de competencias barriales y de yunces o árboles cargados de regalos. Inicia con los quejumbrosos lloriqueos de las viudas al ver morir quemado a Ño Carnavalón, previa leída de testamento. Esta fiesta tradicional tiene sus orígenes allá por el año de 1920 cuando entonces la primera Mayordomía del Yunce estuvo a cargo de don Camilo Tume y su pariente don José Tume en el barrio norte del caserío.
  10. Venegas, Adolfo. “Entrevista personal”. 19 de marzo de 2017.
  11. Miguel Varillas. Breve antología de la poesía piurana actual. http://celebracionesdeuntrovador.blogspot.com/2008/11/breve-antologia-de-la-poesia-piurana.html, (Consultado el 03 de agosto del 2018).
  12. El fenómeno “El niño” es un evento meteorológico que afecta principalmente la zona norte del Perú. Está caracterizado por la presencia de intensas lluvias, desborde de ríos y quebradas. Los eventos de mayor intensidad que ha vivido la Región ha sido en los años 1983 y 1998.
  13. Perez Díaz, José. Entrevista personal. 10 de marzo del 2017.
Top